Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
Las puertas son los elementos indispensables que funcionan en todas y cada una de las casas, oficinas, industrias, comercios y demás donde sea necesario dividir las instancias.
Estas puertas, obedecen al deseo de tener privacidad de un lugar a otro, estando inmiscuida dentro de esta la necesidad de protección que merecen todos los intereses que se encuentran en el lugar.
Siendo una prioridad absoluta el realizarle mantenimiento a las puertas o bien una limpieza, con la finalidad de que estas siempre puedan llevar a cabo su función de protección de forma óptima.
Limpieza de una puerta de metal clásica.
Estas puertas resultan lo suficientemente fáciles de asear, nos estamos refiriendo a aquellas puertas que están compuestas por una hoja resistente de metal, suelen ser muy empleadas en los espacios rurales, como fincas, hatos o casas de corredores.
Para la limpieza basta que busques un cepillo o ayudante del lavandero, con un poco de detergente líquido y agua, le retires todo el sucio que estas puedan tener acumulado.
Asegúrate de pasarles bien el cepillo por las bisagras, estas por lo general, suelen acumular en sus partes internas oxido, sucio y en ocasiones una especie de moho que las resiente y dificulta la apertura de las mimas.
Con un paño grueso sécalas, luego con una mota de algodón, procede a colocarles un poco de grasa a las bisagras de modo tal que estas se mantenga lubricadas.
En cuanto al cuerpo de la puerta, considera aplicarle con un paño suave, la siguiente mezcla, laca, ayudante mecánico y un poco de grasa, con esto estarás haciendo una capa protectora casera que resultara ideal para evitar la generación de óxido.
Limpieza de una puerta de madera.
Estas puertas para poder asearlas, vas a necesitar de una esponja untada con detergente líquido, procurando limpiar de forma rápida de modo tal que este no se impregne tanto en la madera, retira todo el jabón con abúndate agua.
Recuerda asear muy bien las bisagras, para esto puede que necesites de un cepillo de dientes, para que puedas retirarle toda clase de sedimento mejor.
En cuanto a las bisagras para mantenerlas lubricadas, con una papel absorbente le aplicarás un poco de aceite de cocina, trata de que sea solo el necesario para las bisagras, y de retirar de forma inmediata aquel que se cuele por el marco o bien la misma puerta.
Para la protección de la puerta, una vez este ésta seca, vas a untarle la siguiente mezcla, thinner, o en caso tal que no dispongas de este, puedes untarle un poco de aceite de coco mezclado con laca, esto con el fin de proporcionarle un capa protectora que repela toda clase de sucio.
Limpieza de las puertas de baño.
No podíamos obviar, aquellas puertas que nos mantienen la privacidad de la ducha, para la limpieza de estas, vas a necesitar de un cepillo cuyas cerdas sean lo suficientemente duras para retirar todos aquellos sedimentos de jabón que se acumulan, vas a necesitar del detergente como también de un líquido antibacterial de modo tal que desinfectes el lugar.
Busca un destornillador, de modo tal que puedas ajustar, los soportes que mantienen las puertas sostenidas al marco, esto es fundamental para que las mismas puedan deslizarse con gran facilidad.
Procura colocar un poco de grasa en la parte inferior del marco, de modo tal que las puertas puedan abrir y cerrar con mayor facilidad, pudiendo disfrutar mejor de tu rutina del baño al no tener inconvenientes para ingresar a la ducha.
He aquí los consejos para la limpieza básica que debes realizarle a todas tus puertas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies